Blogia
addendaetcorrigenda

El lápiz del lector corrector

El lápiz del lector corrector

El fenómeno de la mala calidad de los libros que se editan últimamente es tan universal, que ya no podemos leer sin el lápiz del corrector en la mano. No me refiero a tomar notas, dialogar con el autor y armar nuestro propio libro, que era el uso habitual del lápiz. Ahora tomamos el lápiz nada más que para tratar de hacer legible el texto, para saber apenas si es que de veras dice algo.

Mal están las cosas si, en lugar de leer, uno corrige. Esa conocida deformación de nuestro oficio, que antes nos obligaba a cerrar el periódico, ahora nos causa sobresaltos hasta con los productos de editoriales serias. Qué difícil es creer que ni siquiera una persona pase los ojos sobre las planas de ciertos libros, cada vez más numerosos. Pero es más difícil pensar que sí se cuidan las ediciones y que la culpa es de los duendes.

Cuando leí el tercer tomo de Harry Potter, observé algo desde el principio. De la página legal se habían caído todas las haches minúsculas cursivas. Todas. Pensé que sería una jugada de último minuto de los modernos sistemas de impresión; esas cosas pasan. Pero más adelante, en la página 11 se cae la e de la lechuza de HP, H dwig, las dos veces que aparece. Y en la 38 faltan todas las ges. Etcétera. No se me ocurrió sospechar que acaso nadie hubiera leído las planas. Más bien pensé que había comprado una edición pirata, pues se sabe que a veces se cuelan a los canales formales de distribución. Pero no: tiene el pie de Barcelona, el sello sobrepuesto del distribuidor de México y lo compré (lleva aún la etiqueta del precio) en una tienda Sanborns de la ciudad de México.

Esto, que debería quedarse en anécdota, es nada más otro ejemplo de un fenómeno cada vez más común para el lector.

Por tanto, propongo la hipótesis siguiente: los grandes editores aspiran a hacer libros piratas. En su pérdida de contacto con la realidad, han concebido la idea de imitar a los piratas del mundo para ganar más dinero: ninguna calidad, ningún amor por el detalle, ningún respeto por el lector, ninguna consideración con el librero, ningún interés por el trabajo de los que en efecto hacen el libro.

Tal es la causa de que ya no podamos leer, de tanto que tenemos que corregir.

Javier Dávila (Ciudad de México, México)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Julio A. Juncal -

Excelentes tanto la nota como los comentarios. Habría que ir confeccionando un "bestiario" para documentar estos horrores. He puesto un enlace aquí: http://tinyurl.com/qwssm

Ana Lorenzo -

Javier:
Gracias a dios, mis Harry Potter no tienen graves faltas (porque los lee mi hija, con lo que en vez de ir corrigiendo con lápiz, iría copiando con su memoria visual: vaya desastre). De estilo, miles de libros, pero recuerdo las faltas ortográficas de un libro llamado Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas:la verdad es que era ameno y daba una idea de qué problemas aparecían entre hombres y mujeres y cómo acercar posiciones, pero era imposible de leer: *correcion (por corrección), *lamujeres (por las mujeres), faltas de puntuación que dejaban las frases tan mareadas que no había por dónde tomarlas... No lápiz, sino rotulador negro en mano, de punta fina, para evitarme tanto sufrimiento.

TitaZ -

Muchas gracias por tu artículo, Javier. Te comento que también tuve la oportunidad de leer La Sombra del Viento y encontré errores como Argentona, bandada de tiburones, la estela del buque y Bogotá en Venezuela. Y qué te parece: \"... el océano sangraba reluciente de calma\". ¿A poco no es una lindura? Siento que los correctores tienen la responsabilidad de hacer notar estos detalles a su editor. Si bien los autores pueden escribir a su libre albedrío, no puede ser que las editoriales, en este caso Planeta, lo pasen por alto.

TitaZ -

Muchas gracias por tu artículo, Javier. Te comento que también tuve la oportunidad de leer La Sombra del Viento y encontré errores como Argentona, bandada de tiburones, la estela del buque y Bogotá en Venezuela. Y qué te parece: "... el océano sangraba reluciente de calma". ¿A poco no es una lindura? Siento que los correctores tienen la responsabilidad de hacer notar estos detalles a su editor. Si bien los autores pueden escribir a su libre albedrío, no puede ser que las editoriales, en este caso Planeta, lo pasen por alto. MUchas gracias por tu artículo.

Martha Mauri -

Ya leí tu artículo y no puede ser más cierto. Hace poco te comentaba de los libros de Narnia en los que traducían literalmente \\by far\\ y jamás se detuvieron a siquiera leer si el \\por lejos\\ quedaba bien. Un caso peor es el que te comentaba de \\La Sombra del Viento\\ de Carlos Ruiz Zafón. No es traducción, y yo no soy escritora, pero es increíble el abuso de los gerundios y sinónimos de \\sombra\\. En el último párrafo de la página 47 dice: \\... pero a quien de tanto leer se la habían podrido los sesos, como a Sancho Panza\\. ¡Sancho Panza no sabía leer! Más increíble aún es que haya sido premiado. Como bien dices, en ese caso, más que disfrutar la lectura, me la pasé lápiz en mano marcando todo lo que, a mi humilde opinión, veía mal.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres